Age of Seas y el diario de Cerón

Age of Seas y el diario de Cerón es un juego multijugador de mundo abierto donde tu destreza estará desafiada en todo momento. Ponte a bordo de grandes barcos, establece tus rutas de comercio, libra grandes batallas, se un cazarrecompensas o busca tesoros escondidos. Son muchas de las opciones que tendrás que realizar en AoS.

Características a conocer 

  • Cazarrecompensas
  • Mercadería y comercio
  • Exploración en mundo abierto
  • Caza y pesca
  • Desafíos y misiones
  • Batallas navales
  • Búsqueda de tesoros
  • Clanes y alianzas

… y mucho más.

Historia
Siglo XIX, las rutas de mercadería están desoladas una gran solicitud de mercancías son requeridas en los puertos, los materiales escasean y los marineros cada vez tienen que realizar rutas más peligrosas y lejanas, solo unos pocos se adentran en mares misteriosos en busca de los recursos más solicitados y solo los tenaces con la mejor tripulación que han podido juntar son tan inconscientes como para zarpar rumbo hacia esas recónditas mareas y volver para contarlo.

Las multitudes de las ciudades sobrepobladas y llenas de lepra y enfermedades contagiosas pasan hambre y calamidades, por sus calles ratas corrían del tamaño de conejos ayudando a propagar infecciones y cólera, los gobernadores recompensaban como última opción a capitanes de navío más bien borrachos sin oficio ni beneficio que avistarán nuevos mundos donde poder saciar el hambre de sus calles.

El mar lleno de peligros, una tripulación hambrienta y con ganas de pisar tierra lo antes posible no ayudaban para completar la empresa que los gobernadores emprendían, pero siempre había marineros audaces que lo conseguían con sus navíos destartalados, máss bien decrépitos, que se alejaban en el horizonte en busca de la tierra prometida.

Algunos capitanes, después de meses de navegación, casi al borde de la locura y con tripulaciones que ansiaban botines; descubrieron un conjunto de islas con abundante comida y materiales. Pero ese descubrimiento tuvo un alto coste, de repente, cientos de barcos se ponían rumbo a esas islas para obtener su parte del botín y rápidamente las nuevas rutas que se acababan de descubrir se volvieron hostiles y llenas de piratas.